Laansiedades, posiblemente, la emoción más presente en nuestro día a día. Seguramente la has vivido recientemente cuando te has sentido desbord@ por algún acontecimiento de tu vida, como la pérdida de un trabajo, una situación familiar difícil o porque te cuesta llegar a fin de mes, etc.

La ansiedad es una emoción normal (otra cosa es que resulte agradable vivirla) que nos trae una información valiosa si decidimos darle un espacio y entrar en contacto con ella.

La ansiedad aparece cuando sentimos que no tenemos los recursos suficientes para abordar una situación que nos resulta desafiante. La ansiedad es, quizás, la más física de las emociones, sentimos que no podemos respirar con facilidad, incluso que no tenemos suficiente aire, el corazón se acelera, nos cuesta caminar, pensar, etc.

Para lograr que la ansiedad nos “ayude” lo primero es dejar de luchar cuando aparece, después es necesario observarla sin juicio y entrar en contacto con ella, sentirla sin miedo. Puede que te resulte amenazante, pero como me dijo un médico una vez “de ansiedad no se ha muerto nadie”.

Es importante tener la capacidad de valorar cada situación de la vida, por dura que nos parezca, como una oportunidad para resolver o atender aquello que nos produce insatisfacción, frustración, desgaste, tristeza y salir reforzad@s.

Una manera efectiva de conseguir lo que te propongo es llevar la atención plena o mindfulness a tu vida cotidiana. Entrar en contacto con tus emociones, es decir, entrar en contacto con una parte esencial de tu vida te aporta una información valiosa para realizar los cambios que necesitas.

“No se puede encontrar la paz evitando la vida”

VIRGINIA WOLF

Dejar de temer lo que sentimos es dejar de temer a la vida.

¿Te imaginas vivir sin miedo?

Yo sí, es vivir sin límites.

Recibe de forma totalmente gratuita mi guía sobre el hambre emocional

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Un comentario sobre «Deja que la ansiedad te ayude»

  1. Margarita

    Después de pasar un largo periodo luchando contra la ansiedad daba la vida por volverme a comer un plato de garbanzos ( pues bajé 23 kilos en 3 meses porque dejé de comer sólidos porque según mi mente me asfixiaba), y luego que superé la ansiedad que me paralizaba, pues ahora como sin parar hasta darme atracones.

Deja un comentario